Sunday, 11 December 2011

No son mis órganos reproductivos los que dibujan


(be prepared for a major ramble in spanish, my dearest readers!)


O cómo los 80s ya terminaron.


Lud fue tan amable de mostrarme (otra) nota más sobre las mujeres como dibujantes. O las dibujantes mujeres. O cuán duro es ser mujer y dibujante. O algo por el estilo. Lloremos juntas, hermanas de género!

 (la nota de turno era a Patricia Breccia, si tuviera el link gustosamente lo compartiría, tal vez alguien que esté leyendo esto lo pueda aportar *flutter eyelashes*). 

Este tema particular es recurrente, especialmente si una es mujer y dibujante. Alguna persona lo va a preguntar. Porque supuestamente somos pocas, o en un tiempo atrás, muy atrás, antes de mi nacimiento (OHMYGOTH!!), no había ninguna.

Épico, no? Somos como Highlander en rewind.

Lo que pasa, según la mayoría de las personas que escriben ese tipo de notas, es que mis órganos reproductivos me definen de forma absoluta. Todos somos o mujeres, o hombres, y eso nos predetermina completamente a la hora de encarar el papel en blanco. Es más, incluso hace que lo encaremos o no.

Cómo dibuje, lo que dibuje, si dibujo, todo tiene que ver con mi vagina. Pobre vagina, tanta responsabilidad. Según la mayoría de esas personas, también todas las mujeres dibujamos igual, desde las mismas inquietudes, las mismas capacidades. 

Si.

Para ser justa, los escritores también parecen indicar lo mismo sobre los hombres.

(no creo que sea necesario que les diga que busquen dos dibujantes del mismo género y se fijen si dibujan igual o no, confío en la capacidad lógica de mis lectores)

Este blog se mantuvo pretty much libre de este tema (aunque sí respondí a esta pregunta en eventos o entrevistas, y la gente que me conoce me escuchó haciendo largos monólogos al respecto), pero hoy por hoy, estoy bastante hasta las bolas -que no tengo- de estas categorizaciones llenas de complejos de inferioridad que no corresponden a la época en la que vivimos. 

Debo decir que, en mi experiencia personal, muy pocos dibujantes o guionistas varones argentinos hicieron comentarios negativos sobre mi género en relación a mi trabajo, o hicieron referencia a la (creciente) presencia femenina en el ambiente, o a *mi* presencia en particular ( y seriamente dudo que esta minoría sea una manifestación del "ambiente" o de la """""industria"""", y me parece que es más señal de un problema individual de las personas que los hicieron, y de sus propias inseguridades)

El resto (que son la mayoría) tuvieron la capacidad cerebral necesaria para hablar de dibujo, entablar conversaciones normales entre personas, y en los casos donde el tema era mi obra, de comentar sobre lo que estaba en el papel.

Ahora , a la hora de la actividad profesional en sí, y no la parte social, jamás fue un tema que sea mujer. 

Estoy segura que en un par de años, las notas sobre las mujeres en el ambiente van a ser reemplazadas, y con la misma falta de validez, con los gays y lesbianas en el ambiente. Y después con los extranjeros y las minorías étnicas. 

*Yo* soy lo que hago, si, y definitivamente me considero que soy muchísimo más que mi género, algo que es aplicable a cualquier persona que esté haciendo algo, independiente de la raza, sexo y religión. Por algo lo creativo está conectado con la auto-expresión.

Un pensamiento básico y que sólo requiere dos minutos de uso cerebral por su obviedad. Dos minutos que los escritores de notas de ese tipo no se tomaron, mientras sí crean sostenes para complejos y categorizaciones divisorias que son limitantes y perjudiciales, y no tienen nada que ver con la actividad creativa en sí.


___________________________________________
Pequeños detalles que me gustaría que la gente que se dedica a hacer artículos sobre el tema tomara en consideración antes de empezarlos:


Desde el 47 que las mujeres pueden votar en la Argentina

Desde los 80s que la idea de una mujer dedicándose a algo fuera del hogar está bastante naturalizada y se acerca más a la norma que a las excepciones (gracias Secretaria Ejecutiva y Flashdance)

La Argentina en particular todavía tiene un karma de machismo intrínseco (directo e inverso) que sanar, que se expande a todas las áreas y prácticas.

Por qué no hay tantas mujeres dibujantes en la Argentina, como hombres dibujantes? Por resabios históricos, sociales, y culturales caducos. Fin de la nota, hablemos de otro tema.


5 comments:

Lisandro Lorea said...

Es ese fenonmeno extraño e imcomprensible de la "Affirmative Action" que se ve tanto en EEUU. Hace un tiempo habia salido una nota del "Google black talent week" que ya el nombre de por si me parecio horroroso. La idea era basicamente "para que vean que a pesar de su negrura los negros pueden programar igual que una persona normal".

En este caso habria que sacar una nota en joda con un titulo onda "Ejemplo de lucha: Personas que a pesar de su discapacidad genital logran tener una vida artistica plena" y bueno obviamente el contenido serian historias de vida de mujeres que cuentan su lucha para llegar a poder dibujar algo decente a pesar de la evidente dificulad que les supone el hecho de carecer de pene.

Parka said...

Esto es culpa de los hombres, que somos unos malditos sexistas.

Parka said...
This comment has been removed by the author.
derrewyn said...

Yo la tenía como discriminación positiva (affirmative action suena más inconspicuo), pero sí.

En sí son todas movidas de marketing, y como tales no tienen coherencia pero aparentemente son funcionales con la masa :P

Ivan said...

Pues para ser sincero,encuentro en la mayoria de las dibujantes una seduccion mayor en sus trabajos; pero al fin de cuentas: hombre o mujer en la grafica no cuentan los generos sino el trabajo en si. Ya puse mi granito, byyeeee.exitos